Impacto económico

La mayor parte de las ganancias de una mina de oro va a las multinacionales extranjeras, es una ilusión que las minas de oro pueden cumplir una función como catalizador económico para las regiones menos favorecidas.

Empleo?

La introducción de una mina de oro establece localmente diferencias agudas de ingresos y la expulsión de las familias de su propiedad. La población local se beneficia frecuentemente sólo parcialmente o para nada del poco de empleo que la mina lleva. En la búsqueda de cualidades del trabajo específicas llegan muchos trabajadores migrantes en las minas de oro. Este proceso también atrae a muchos aventureros desempleados. Los inmigrantes, principalmente masculinos que van a trabajar lejos de sus familias en una mina de oro, junto con el desajuste con la comunidad local constituyen algunos problemas característicos asociados con la minería. El alcoholismo, el uso de drogas, la violencia doméstica y la prostitución son consecuencias comunes.

A causa de la contaminación del medio ambiente y la degradación de los ecosistemas, es a menudo imposible para los agricultores a cultivar como lo estaban acostumbrados. La tierra es simplemente menos adecuada y no pueden garantizar la calidad de su producción. Por eso, ven una disminución de sus clientes porque desconfían sus productos de agricultura que son potencialmente contaminados.

Aunque las empresas mineras pretenden llevar el desarrollo en el contexto de la reducción de la pobreza y el crecimiento económico, vemos que la dependencia crece porque los sistemas tradicionales de subsistencia fueron derrocados. En promedio, sólo 2,6 por ciento de la población local encuentra un lugar de trabajo en proyectos mineros. El caso de Perú forma un ejemplo claro de eso. En 2008, ya 72 por ciento de la Amazonía estaba en concesión, mientras que solo 1 por ciento de la población local de Peru estaba trabajando en los proyectos mineros.

La maldición de los materiales básicos
Segun varios economistas, la dependencia de la minería es una mala estrategia a largo plazo. Esto demuestra la teoría de la maldición de los materiales básicos. La maldición de los materiales básicos se refiere a la paradoja que los países y regiones con abundantes materiales básicos (especialmente los recursos no renovables como minerales y combustibles) tienen una tendencia a menos crecimiento económico y malos resultados de desarrollo que en los países con menos materiales básicos. Los países en vías de desarrollo con la presencia de minerales y materiales básicos tienen que hacer frente a los patrones de un crecimiento económico más lento en el mundo. Muchos de los productos básicos significan una alta dependencia de la exportación y un crecimiento económico bajo. Además, la industria minera no es estimulante para otros sectores económicos. Se exporta sólo la materia prima, se añade en otra parte el mayor valor económico, con los procesos de transformación y elaboración de un producto final.

A nivel nacional, también podemos hablar de ‘Dutch disease effect’. Si la extracción de materias primas causa muchas divisas extranjeras, la moneda local aumentará de valor. Esto debilita la competitividad de un país y las oportunidades de exportación reducen porque son menos rentables. Proyectos de minería son temporales y una economía nacional no está construido estructuralmente por la minería. Cuando una explotación minera termina, un país tiene una moneda sobrevalorada con respecto a la fortaleza de la economía.

¿Qué trae una mina de oro?

Como una industria, la minería de oro trabaja con uno de los márgenes de beneficio más altos posibles. En contraste con el petróleo por ejemplo, hay muchas cosas en que el rendimiento para el estado es relativamente nulo. En Guatemala, Montana Exploradora -propietario del marlín mina- solamente paga un por ciento de impuestos sobre el beneficio mientras que esperan a una ganancia de dos millones de dólares dentro de diez años. El 70% de los 40.000 habitantes de la comunidad alrededor de la mina vive bajo la umbral de la pobreza. Según el Commission de Paz y Ecología (COPAE), la mina proporciona un 300 puestos de trabajo. Un estudio conjunto entre el COPAE y Unitaria Universalista de Servicio Comittee (UUSC) calculó los gastos que implican la clausura de la mina Marlin. Para esto, tomaron en cuenta los gastos de reparación del lugar de la mina y de las aguas subterráneas. Ascenderían a 36 millones de euros, la mina ha dado al estado una ‘garantía de recuperación’ de 740.000 euros.

El gasto de la contaminación ambiental y el caos social no se reflejan en el precio del oro que puede encontrar al joyero…