El reciclaje

Reciclaje, urban mining, manejo de la basura, lifecycle analysis, Cradle to Cradle,... Conceptos a los que en el futuro nos estaremos cada vez más enfrentados.

Sobre todo porque el precio de los metales aumenta en un ritmo vertiginoso. Además porque estos conceptos aparecen cada vez más en los medias, con eslóganes como “Basura no existe”! En lo que sigue, concentraremos en los metales.

Reciclaje equivale a reutilizar materiales utilizados anteriormente. Sustancias antiguas son modificadas en un nuevo producto. Así por ejemplo, Urban mining se refiere al proceso en el que metales de residuos electrónicos y los desechos de edificios de la ciudad se recuperan y se reutilizan. Se percibe la cuidad como si fuera un área de una gran minería con un enorme potencial de metal disponible. Portátiles, móviles, ordenadores, tubos de cobre, televisiones, pilas, … Todos contienen metales preciosos: cobre, oro, plata, níquel, bronce, …

En Bélgica, una rama amplia de la industria ya está involucrado en la gestión de residuos, como Van Gansewinkel, Umicore, Bayer, Bebat,…  Pero todavía queda mucho por hacer. Por ejemplo: ¿Qué pasa con su teléfono viejo cuando lo llevas a la tienda? Es procesado en nuevos materiales? O acaba por estar transportado en un barco a Asia o África donde la población local colecta el oro y el cobre en un vertedero de residuos electrónicos sin ningún tipo de regulación de seguridad o del medio ambiente? Todavía no disponemos de cifras exactas de la cantidad de metal que se recicla en Bélgica y la cantidad de potencial que existe.

Life-cycle analysis o Life Cycle assesment (LCA) es una técnica para medir el impacto ecológico de un producto, que sigue y controla todas las etapas del producto, desde el principio hasta el fin. Por eso, también se usa mucho la palabra Cradle to Grave analysis. Estas etapas son: extracción de la materia prima, procesos de manipulación de materiales, producción, distribución, utilización, reparación, mantenimiento, reciclaje o vertido. Este método permite hacer un análisis más amplio del impacto ecológico de cierto producto. Desde ahora, se podría hacer un inventario de los materiales utilizados, las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso de sustancias nocivas para el medio ambiente,etc. Gracias a este método, se puede también calcular el impacto potencial de un producto. De esta manera, se puede interpretar los resultados con más precisión y se puede tomar medidas más acertadas, teniendo en cuenta todos los factores.

La filosofía de cradle to cradle (C2C) está vinculado con eso. Este concepto asume que los productos están diseñados de modo que se les puede reciclar o que se puede reducir hasta materias primas a partir de las cuales nuevos productos de calidad o productos equivalentes  pueden estar fabricados. Esto lleva a ciclos interminables de productos sin generar residuos en el sentido de “reliquia inútil. Cradle to cradle se basa en el triángulo de la ecología, economía y equidad. Muchas organizaciones y empresas han adoptado las tres P (People, Planet, Profit – este significa gente, planeta y lucro ) como una guía para emprender en una manera socialmente responsable.

En este momento no disponemos de mucha información sobre la existencia de un sístema de control transparente respecto al reciclaje. Por ejemplo, ¿Cómo se puede averiguar si el anillo que un joyero vende, proviene de metal reciclado? Si no hay un certificado o no tiene un control externo, es difícil a rastrear. En otros términos,  a menudo los joyeros no están al tanto ellos mismos de donde viene los metales de sus joyas.

Verde y el reciclaje son conceptos de moda y son a menudo erróneamente adoptados por las empresas. Además, después de un estudio exhaustivo, se comprobó que sus productos ni son reciclados ni  son tan verdes que pretenden las empresas.

Oro sigue siendo un producto muy interesante para reciclar. La materia es por el 99,9 %  reciclable, hay una pérdida de sólo el 0,1 % de impurezas. Supone un valor muy mínusculo en comparación con otros productos que pueden ser reciclados. La refundición de oro ha existido durante siglos, y es probablemente la forma más antigua de reciclaje de la civilización humana. Es una práctica que se aplica en todo el mundo. Ideal para seguir apostando por el reciclaje de oro. El oro presente en doscientos teléfonos móviles ya sería suficiente para producir un anillo de oro entero. Es más, la producción de un móvil es igual a 150 kilos de residuos mineros tóxicos. Haga el cálculo… ¿Cuántos móviles ya ha tirado a la basura?